mis pañales de tela

¿Cómo se pone un pañal de tela?

Ésta es una pregunta que no solemos hacernos cuando nos planteamos usar pañales de tela, ni cuando los compramos, sino en el momento en que tenemos delante al bebé y el pañal, y de repente pensamos “¿y qué hago ahora con esto?”. No te preocupes, es tan sencillo como cambiar un pañal desechable, simplemente tenemos que tener en cuenta algunas diferencias con los pañales de “usar y tirar”, y para eso estamos en mis pañales de tela, para ayudarte a resolver todas las dudas que te pueden ir surgiendo (o no) al comenzar esta nueva aventura.


Antes de colocar el pañal necesitamos fijarnos en dos cosas:

-¿El tamaño del pañal es el correcto para el bebé?

-¿Tenemos que “añadir” algo al pañal o ya está listo para utilizar?

Como comentábamos en post anteriores, lo bueno de los pañales de tela es que “van creciendo” con tu bebé, y así no tienes que estar continuamente comprando diferentes tallas, simplemente diferenciaremos entre los pañales para “recién nacido” (desde los 3 hasta los 5.5-6 kg) y los “unitalla” (a partir de los 5 kg. aproximadamente). En ambos casos veremos que en la parte delantera del pañal tenemos varias filas de corchetes o snaps, La fila superior es la que tenemos que colocar sobre una de las inferiores para conseguir una talla pequeña, mediana o grande, o incluso no unirlos para dejarlo en su tamaño más grande. ¿A cuánto equivale cada talla? Depende del peso y altura del bebé, pero os dejamos una tabla para que os hagáis una idea, en el caso de los pañales unitalla que tienen tres filas de snaps, que suelen ser los más habituales.

Si tenemos un pañal “todo en uno” ya lo tendríamos listo para colocar, si tenemos un pañal “rellenable” o un “todo en dos”, verificamos que tenemos puesto el/los absorbente/s y colocamos el pañal al bebé. Una de las cosas más importantes en los pañales de tela y que los diferencia de los desechables es que las gomas de las piernas tienen que ir en la ingle, como si fuera ropa interior (en los desechables estas gomas se ajustan en la pierna). En el caso de los pañales ajustables con velcro, lo haremos como en un desechable. En el caso de los pañales con snaps o corchetes, ajustaremos la fila superior en función de la cintura del bebé y la siguiente en función de si tiene las piernas más o menos gorditas. ¡Voilá! Ya tenemos el pañal colocado.

¿Cómo saber si está bien colocado o no? Esto es importante, ya que si tiene un ajuste incorrecto o está mal colocado, podemos tener “fugas”, así que revisa estas tres cosas:

1-Verifica que estén correctamente ajustadas las gomas de las ingles: con el bebé tumbado, cógele de los pies y echa hacia atrás las piernas, y mira si hay “huecos” entre las gomas y la ingle. Si los hay, ajusta la fila de snaps correspondiente a las piernas o el velcro; si no las hay, introduce tu dedo entre la goma y la ingle para ver que no quede ni muy flojo ni muy prieto, el dedo no debe de entrar muy fácilmente ni tampoco notar excesiva resistencia. No te preocupes, enseguida le cogerás “el truquillo”. Haz la misma operación con las gomas de la cintura.

2-Observa que no quede nada fuera del pañal, comprueba que el asorbente y el forro están dentro del pañal; si alguna parte queda fuera, métela hacia dentro.

3-¡Cuidado con el efecto mecha! Mira bien que ninguna parte del body quede dentro del pañal, ya que esto haría que se le fuera mojando la ropa. Suele ser algo muy típico cuando el body le va justo, así que en esos casos puedes usar un extensor de body o directamente una talla mayor.

¡Y eso es todo por hoy! Esperamos haberte sido de ayuda, y ahora aprovecha para echar un vistazo a nuestra tienda de pañales de tela online mis pañales de tela, seguro que tenemos lo que necesitas ;D


Deja un Comentario

Tu email no será publicado